Seguinos en:

¿Por qué suponemos que lo agradable no es tan bueno?