Seguinos en:

Nuestro cerebro se enfoca en personas que no nos inspiran confianza