Seguinos en:

No es depresión, es tristeza