Seguinos en:

Dentro del infierno de #Fukushima ni los #robots sobreviven