Seguinos en:

“Así me quedó el totó”: el bestial sincericidio de Sol Pérez