Seguinos en:

Síndrome del cuello roto: así acabarás si utilizas mal el móvil