Seguinos en:

Por qué reiniciar el ordenador es la solución a (casi) todos los problemas