Seguinos en:

La obediencia ciega es tan peligrosa como la desobediencia